comment-children down-arrowemail facebookfilter googleicon-ks icon-nt icon-tr instagramlinkedinpatient reply search slide-nextslide-prevtwitterup-arrow video-play
Psicología

Lesiones del Alma

Comentarios0 | 16 Julio, 2016 | Por Verónica Latuf
Las lesiones silenciosas de los deportistas

Mucho se escribe sobre las lesiones deportivas, son innumerables los artículos sobre prevención, rehabilitación,  y reinserción. Siempre escuchamos sobre hombros, rodillas, ligamentos, tendones, tobillos etc. Gracias a los avances científicos cada vez tenemos más conciencia de la importancia de la prevención y el cuidado de nuestro cuerpo. No deja de  sorprenderme lo poco que se escribe sobre aquellas lesiones profundas, de difícil recuperación, duraderas, dolorosas y muchas veces invisibles para muchos. Estas son, las lesiones del alma, que sufren silenciosamente los deportistas.

Resulta paradójico encontrarnos en el siglo 21 y aún observar vestigios del dualismo cartesiano en la aproximación a la persona del deportista. Las ciencias de la Motricidad Humana nos invita a ver el movimiento   ” en orden al desenvolvimiento global del individuo y de la sociedad y teniendo como fundamento simultáneo lo físico, lo biológico y lo antroposociológico. (Profesor Manuel Sergio)

Desde este nuevo paradigma del movimiento, la motricidad humana y por ende, la práctica deportiva, es que abordaremos las lesiones del alma. Me refiero a aquellas heridas que se dan por diversas razones y acompañan por mucho tiempo a los deportistas en su vida.  Generalmente ocasionan sufrimiento, baja en su bienestar y rendimiento global.

¿Cuántas veces nos preguntamos sobre la persona detrás del deportista? ¿Cuántas veces nos interesamos sobre su vida personal? ¿Cuántas veces pensamos en el impacto que podemos generar en esa persona con nuestras palabras y acciones? ¿Cuántas veces pensamos si tiene la capacidad de tolerar sanamente la exigencia deportiva? ¿Cuántas veces  nos preocupamos de saber  y comprender lo que siente frente a su lesión física? ¿Cuántas veces abordamos sus miedos, fantasías, ansiedades y frustraciones? ¿Cuánto nos preocupamos de ver si una vez terminado el tratamiento de la lesión física se siente emocionalmente listo para reintegrarse? ¿Cuántas veces acompañamos, contenemos y cuidamos el alma de nuestros deportistas?

En la práctica de la psicología deportiva y clínica es frecuente encontrar deportistas que abandonaron su actividad por estas lesiones del alma, dejaron de disfrutar, se sintieron presionados, poco comprendidos, excluidos, heridos y mucho más. Lesiones imperceptibles, dolorosas, de larga y difícil recuperación.

Hoy la invitación es a la prevención de estas lesiones. La invitación es a nunca olvidar que tenemos una persona frente a nosotros a la cual impactaremos con nuestras palabras y acciones. Debemos considerar que los detalles marcan la diferencia, que  trabajamos con personas que además son deportistas.

La invitación es a formarse responsable y globalmente, tomar algunos minutos extras y mirar más allá de las propias especialidades y enfocarse en el alma de las personas. Detenerse, escuchar,  observar detalles y por sobre todo estar atentos a las claves que nos puedan indicar una lesión del Alma. En este caso el antiguo refrán “más vale prevenir que curar” resulta totalmente acertado.

Verónica Latuf
Publicado por:
Verónica Latuf
Psicología Deportiva
Ver perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (0)