comment-children down-arrowemail facebookfilter googleicon-ks icon-nt icon-tr instagramlinkedinpatient reply search slide-nextslide-prevtwitterup-arrow video-play

Tendón de Aquiles

Comentarios0 | 10 Agosto, 2013 | Por Dr. Michael Marsalli

Si hablamos de lesiones con historia, la rotura del tendón de Aquiles es la que lleva la batuta. Son muy pocos lo que no conocen la Iliada y desde esos tiempos que era considerada grave y que causaba un gran daño, sobre todo a los que dedican su vida a la actividad física.

Muchos deportistas, en todo el mundo, han visto truncado sus sueños o no han vuelto a ser los que fueron por sufrir esta lesión. “El tendón de Aquiles es el tendón más grande del cuerpo. Este conecta los dos músculos principales de la pantorrilla (el gastrocnemio y el sóleo) con el hueso del talón (el calcáneo). Las lesiones comunes del tendón de Aquiles incluyen la tendinitis (inflamación), la tendinosis (degeneración) y la rotura del mismo” dice el traumatólogo, Michael Marsalli.

David Beckham, Javier Zanetti, Tomer Hermed y Sebastián Keitel son algunos de los que han sufrido la rotura del tendón de Aquiles. No es fácil, así lo asegura el atleta chileno.

“No te permite hacer tu vida de forma normal, en especial si dependes de tus piernas en un 100% para realizar tu trabajo de forma perfecta y lograr los éxitos planteados”, dice.

“Estuve mucho tiempo sin entrenar, más de un año, mi intención siempre fue dejar al tendón lesionado igual al sano y seguir con mi carrera deportiva”, agrega.

Un tendón de Aquiles puede romperse como etapa final de proceso degenerativo (tendinosis) o por una lesión tal como un golpe directo sobre la región inferior de la pierna o el tobillo. Con mayor frecuencia,  se rompe cuando la pantorrilla está contraída y una fuerza externa la estira. Los síntomas incluyen dolor severo, un chasquido fuerte al momento de la lesión asociado a la sensación de haber sufrido un golpe por una piedra. Esto seguido de inflamación e incapacidad para mantenerse de pie o para flectar el tobillo.

En el caso de Keitel, la rotura del tendón de Aquiles fue prácticamente la consecuencia del termino de su carrera, ya que nunca se sanó completamente. “Mi tendón nunca quedó como el sano y lamentablemente ese tendón “sano”(después de la recuperación) también se cortó por intentar compensar en trabajo lo que el primer tendón cortado no era capaz de hacer”, dice.

Para las roturas del tendón de Aquiles existen las opciones de tratamiento quirúrgico y tratamiento ortopédico. El tratamiento quirúrgico consiste en la reparación del tendón con suturas, con técnica percutánea o abierta. El tratamiento ortopédico consiste en la inmovilización con una bota ortopédica esperando la cicatrización espontánea del tendón. Luego de ambos tratamientos es necesaria una rehabilitación kinésica. Actualmente, “el tratamiento quirúrgico se reserva para pacientes jóvenes o de edad media con un nivel de actividad alto, ya que existe evidencia científica de que la cirugía disminuye el riesgo re-rotura con respecto al tratamiento no quirúrgico”, asegura el traumatólogo, Michael Marsalli.  Por su parte Keitel dice que  se necesita “mucho kinesiólogo, trabajo en el agua para no perder mucho la condición física, mucha paciencia y perseverancia para seguir avanzando cada día y alcanzar ese 100% necesario para volver a correr”.

Dr. Michael Marsalli
Publicado por:
Dr. Michael Marsalli
Traumatólogo
Ver perfil
Comentarios (0)