comment-children down-arrowemail facebookfilter googleicon-ks icon-nt icon-tr instagramlinkedinpatient reply search slide-nextslide-prevtwitterup-arrow video-play

Tratamiento y Rehabilitación Esguince de Tobillo

Comentarios0 | 12 Septiembre, 2013 | Por Dr. Michael Marsalli

Los ligamentos actúan como verdaderos “frenos” para proteger a la articulación de posibles daños por exceder los limites funcionales normales de movimiento. El esguince de tobillo ocurre cuando un ligamento de esta zona ve superada su capacidad de resistencia por una fuerza externa a causa de un traumatismo, pérdida de equilibrio o algún movimiento de alta velocidad. Este podría distenderse (grado 1) romperse parcialmente ( grado 2) o completamente (grado 3).

Luego de ser evaluado por un especialista, el tratamiento y rehabilitación del esguince de tobillo se dividirá en etapas. No existen tiempos exactos para dividir las etapas, por lo que en algún momento tenderán a mezclarse entre sí para ir evolucionando.

En la primera etapa o etapa aguda, el tratamiento se enfocará en 3 puntos clave. Lo primero es el control del proceso inflamatorio, la disminución del dolor con CRIOTERAPIA y corrientes analgésicas. El segundo punto es la temprana intervención en los tejidos blandos adyacentes, con ejercicios isométricos (generar tensión muscular sin cambios en la longitud) para disminuir el grado de atrofia muscular . El tercer punto clave en el tratamiento del esguince de tobillo, es permitir que los tejidos musculares que estén alrededor de la articulación, se contracturen lo menos posible a través de la masoterapia.

En la etapa sub-aguda, el especialista velará por favorecer el drenaje de los desechos que el proceso inflamatorio haya dejado. También, comenzará a flexibilizar para recuperar los rangos de movimiento articular adecuados, para luego fortalecer la musculatura de alrededor de la articulación dañada con ejercicios concéntricos con elásticos u otros implementos terapéuticos.

Muy importante en la rehabilitación del esguince de tobillo, es que el entrenamiento de la propiocepción comience en esta etapa. En simples palabras, la propiocepción es la capacidad del cuerpo de sensar la posición de la articulación, en este caso del tobillo, para así regular la tensión muscular necesaria para mantener el equilibrio y disminuir la probabilidad de reincidencia del esguince. Actividades sin impacto como el entrenamiento en bicicleta estática con baja carga y la bicicleta elíptica podrían ser útiles herramientas para preparar el paso a la siguiente etapa

En la tercera etapa, la rehabilitación estará enfocada en el reintegro del deportista a la actividad física. Los trabajos dinámicos como el trote, saltos a diferente altura o longitud, aceleraciones controladas de velocidad, entrenamiento excéntrico y otros, son los apropiados según el razonamiento clínico del terapeuta y los síntomas del paciente. La educación al deportista es un proceso que no se puede olvidar. Para eso, la inducción al calentamiento previo a la actividad física y el proceso posterior a este, deben ser planificados minuciosamente para evitar complicaciones posteriores.

La cuarta y última etapa en la rehabilitación del esguince de tobillo, es la que se encarga de la “puesta a punto” de los gestos deportivos según cada disciplina que se practique. No es el mismo trabajo para poner a punto un tobillo que será sometido a la constante precisión de una gimnasta, que poner a punto a un seleccionado de lucha greco romana, por ejemplo.
Cada ser humano, y por sobre todo, cada deportista, necesita un trato distinto acorde a sus necesidades específicas, según como reaccione su cuerpo.

Dr. Michael Marsalli
Publicado por:
Dr. Michael Marsalli
Traumatólogo
Ver perfil
Comentarios (0)